El “humor” de Carrasquilla… por Matador