¿Bogotana utilizó drones para resolver un misterio de abejas?

Diana Obregón realizando bioensayos de pesticidas con abejas sin aguijón en Ayni, santuario de abejas, en La Mesa (Cundinamarca) en noviembre de 2019.

Colombia tiene cientos de especies de abejas, pero muchas se han visto muy afectadas por el uso de pesticidas, por eso la entomóloga colombiana Diana Obregón, ha estado tratando de averiguar el papel que juegan los pesticidas en el declive de las abejas que polinizan Lulo, una fruta icónica en Colombia.

Obregón, quien es estudiante de doctorado en entomología en la Universidad de Cornell y becaria Fulbright, dice que sin las abejas la producción de frutos de Solanum quitoense (conocidos como lulo) se reduciría en un 51 por ciento. Dada la amplia popularidad de la fruta en Colombia y otros países de América Latina, eso ofrece un fuerte incentivo para comprender el impacto que tienen el uso de pesticidas y la pérdida de bosques en las abejas.

«Utilizando drones, caracterizamos el paisaje que rodea los campos de cultivo para cuantificar la cantidad de bosque restante y correlacionamos estas áreas con la cantidad de residuos de pesticidas que se encuentran en las flores de lulo y la diversidad y abundancia de abejas que visitan el cultivo«, dijo. “Descubrimos plaguicidas muy tóxicos para las abejas en las flores de lulo y, a medida que aumentaron los residuos de plaguicidas en las granjas, la diversidad y abundancia de abejas disminuyó drásticamente «.

Obregón y sus colegas también encontraron que cuando las granjas están rodeadas de grandes proporciones de áreas boscosas, este hábitat natural ayuda a compensar los efectos negativos de los pesticidas.

«Pero este efecto amortiguador se pierde cuando los residuos son muy altos«, dijo, y agregó que para proteger a las abejas y mantener una producción sostenible de lulo es necesario proteger las áreas naturales alrededor de las granjas, pero también reducir el uso excesivo de pesticidas.

«En los trópicos, existe una inmensa diversidad de abejas nativas que deben ser estudiadas y preservadas«, dijo, «Los resultados de mi investigación brindan información sobre ecosistemas y sistemas de cultivos que han sido menos estudiados, pero que son económicamente relevantes para el región«.

Obregón dice que espera que su trabajo contribuya al desarrollo de acciones y políticas que disminuyan el impacto negativo de la deforestación y los insecticidas sobre los polinizadores en áreas tropicales como la región montañosa de los Andes en Colombia.

Abejorros polinizando flores de lulo, en Casanare, noviembre de 2018.

Obregón creció en una familia de ingresos medios-bajos en Bogotá, hija de una modista y una vendedora de autopartes.

«Ni el trabajo de mis padres ni nuestra rutina diaria estaban relacionados con la naturaleza, pero recuerdo que nos llevaban muchas veces a visitar a familiares fuera de la ciudad«, dijo, «para mí fue la época más emocionante del año, y la oportunidad de estar en el campo, disfrutar del río, los árboles y los animales que lo hicieron muy especial para mí«.

Esta pasión por la naturaleza la llevó a postularse en la Universidad Nacional de Colombia para estudiar ingeniería agronómica, la tecnología y técnicas involucradas en la producción de cultivos.

En su primer semestre, plantó fresas para un proyecto de clase y aprendió lo importantes que eran las abejas para una buena producción de frutas.

«A partir de entonces, continué mi carrera siempre tratando de aprender y comprender más sobre la relación entre las abejas y las plantas«.

Después de terminar su maestría, Obregón pasó a enseñar habilidades prácticas sobre producción de frutas y manejo de insectos a estudiantes de zonas de Casanare, territorio fuertemente impactado por décadas de conflicto civil en Colombia.

A partir de esta experiencia entendí los dilemas que los agricultores deben enfrentar en el manejo de los cultivos, en particular, me interesó mucho la dificultad de controlar plagas sin afectar a los polinizadores”, dijo, “Esta fue luego mi principal motivación para estudiar más y para tratar de comprender cómo los pesticidas están afectando a las poblaciones de abejas”.

Obregón no es el única investigadora de Bogotá cuyo trabajo se inspiró en la vida silvestre de Colombia. La investigadora colombiana Bibiana Rojas dice que su vida cambió para siempre cuando conoció a una rana venenosa en la vida real.

Rojas, quien es de Bogotá y ahora es becaria de investigación de la Academia de Finlandia en la Universidad de Jyväskylä en el centro de Finlandia, dice que comenzó a interesarse por las ranas en la universidad y ahora estudia una variedad de ranas y polillas de colores brillantes y cómo interactúan con depredadores.

Por Andrew Wight / Forbes

Agosto 11 de 2020

Escrito por en 11 agosto, 2020. Archivado en ACTUALIDAD. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.