https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-138887048-1

Jóvenes colombianos que luchan por el Amazonas: en los tribunales y en las calles

Cuando los jóvenes activistas colombianos ganaron una demanda histórica contra el Gobierno, pensaron que la selva tropical se había salvado. Un año después, están acumulando presión para ver a sus líderes actuar según el fallo.

Con solo 9 años, Aymara Cuevas es parte de un grupo de niños y jóvenes en Colombia que luchan para proteger la selva amazónica. «Me uní a la acción porque el Amazonas es un lugar muy hermoso con agua, especies, animales, tribus, y si cortamos [los árboles] los dejaremos sin hogar«. 

Es una de los 25 demandantes, 11 de los cuales son menores de 18 años, que intervienen en los tribunales del país. En abril de 2018, el grupo demandó con éxito al gobierno colombiano por no proteger la selva amazónica. Pero se enteraron de que esta victoria fue solo el comienzo: más de un año después, nuevamente responsabilizan al gobierno, esta vez por no actuar sobre la decisión de la Corte Suprema de Justicia.

Progreso histórico

En la histórica demanda del año pasado, la Corte Suprema de Justicia dictaminó que el estado no había protegido los derechos de los ciudadanos a un medio ambiente sano y no cumplió con sus acuerdos internacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y la deforestación, entre ellos el acuerdo climático de París 2015. Se sabe que la deforestación en la Amazonía, un importante sumidero de carbono, es la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en Colombia. La detención exitosa de la tala allí es clave para los esfuerzos de protección del clima de Colombia.

Michael Gerrard, director del Centro Sabin para la Ley de Cambio Climático de la Universidad de Columbia en Nueva York, elogió las órdenes detalladas que la Corte Suprema le dio al Gobierno, calificando la decisión de la corte como «una de las sentencias ambientales más sólidas que cualquier tribunal del mundo tiene dictado«. Las órdenes de la corte incluyeron dar voz a los grupos indígenas y a los jóvenes demandantes en los planes para reducir la deforestación y la creación de un «pacto intergeneracional» para proteger la Amazonía.

Un estudio reciente de la London School of Economics encontró que se han presentado casos de cambio climático en al menos 28 países de todo el mundo. El caso de Colombia fue el primero de su tipo en América Latina, y fue bien recibido como un gran avance.

Aymara Cuevas (izquierda) y Laura Jiménez se han unido a la huelga mundial por el cambio climático en Medellín.

Traducir la ley a la acción

Inmediatamente después del fallo de la Corte Suprema, hubo signos positivos del gobierno. Se celebraron reuniones entre los ministerios y las partes interesadas que el tribunal dictaminó que deberían participar en los planes para proteger el bosque. Pero en agosto de 2018, Ivan Duque, del conservador Partido del Centro Democrático, asumió el cargo de presidente y las reuniones cesaron repentinamente.

Los jóvenes activistas han criticado la falta de progreso en la implementación del fallo, así como los objetivos de deforestación del gobierno que creen que no están teniendo en cuenta el compromiso de Colombia en los acuerdos internacionales de reducir la deforestación neta a cero para 2020 .

Aunque según un reciente comunicado de prensa del gobierno, la deforestación disminuyó el año pasado en un 10% en comparación con 2017, los jóvenes activistas todavía consideran que las 197,000 hectáreas taladas en 2018 son demasiado altas. Ideam, el Instituto de Estudios Ambientales de Colombia, calculó que si las tasas de los últimos años continuaran, el país podría estar talando hasta 315,000 hectáreas en 2020. El Plan Nacional de Desarrollo 2018 de la administración Duque declaró que tiene como objetivo reducir este pronóstico en un 30% , que los jóvenes demandantes consideran incongruente con el fallo de la corte de 2018. El Ministerio del Medio Ambiente no respondió a nuestra solicitud de comentarios.  

Los activistas están decididos a responsabilizar a su gobierno y han presentado un informe de incumplimiento al Tribunal de Bogotá, donde se presentó originalmente su demanda.

Yurshell Rodríguez, un ingeniero ambiental de 23 años que es uno de los demandantes, dijo que el fallo ahora debe progresar desde «el escritorio«, un compromiso en el papel, hasta la política del mundo real. «En Colombia somos buenos en el escritorio«, dijo. «Ya tenemos una de las mejores regulaciones ambientales del mundo, así que ahora tenemos que salir de la oficina y salir a la calle«.

Testigo del cambio climático

Rodríguez se movió para unirse a la acción legal después de ver los efectos del cambio climático de primera mano en la isla de Providencia, donde creció. «Nuestros abuelos son testigos de cómo se ha estado moviendo la playa y recuerdan cómo solía haber casas donde ahora hay mar«, manifestó. 

Cuando Rodríguez estaba en su adolescencia en 2005, Providencia fue golpeada por el huracán Beta. «El huracán se llevó todo, arruinó nuestras casas y tuvimos que ir a vivir a un refugio«, dijo. Ahora teme que el cambio climático pueda hacer que tales desastres sean mucho más comunes.

Aunque muchos están decepcionados por la falta de acción después del histórico caso legal, los expertos dicen que el fallo ha tenido un impacto positivo en el discurso público de Colombia sobre el cambio climático y el Amazonas.

«Esta acción legal ha abierto un camino para el seguimiento de las instituciones involucradas y ha atraído la atención del público y la sociedad como nunca antes, eso no será tan fácil de ignorar«, dijo Carolina Gil, directora del programa en el Equipo de Conservación de Amazon Colombia, que se asocia con comunidades locales para proteger los bosques tropicales.

Once de los 25 demandantes son menores de 18 años.

Sensibilización

Los jóvenes activistas dicen que la atención de los medios ha abierto un espacio para comunicar la importancia de la selva tropical de Colombia, tanto para el planeta como para los colombianos.

«El Amazonas es un lugar muy distante en la imaginación de los colombianos porque está lejos de las ciudades y está poblado principalmente por indígenas«, dijo Gabriela Eslava, abogada de Bogotá que, con 27 años, es una de las demandantes más antiguas. «Esta demanda ha ayudado a explicar a la gente de Bogotá, en la región [de las montañas] de los Andes, que el acceso al agua en la capital solo es posible gracias a la selva amazónica«.

El cambio climático todavía no es una preocupación tan popular en Colombia como lo ha sido en algunas partes del mundo. El movimiento Viernes para el Futuro, que ha tenido a los niños protestando en todo el mundo durante el año pasado, ha atraído a multitudes mucho más pequeñas en Colombia que en Europa y América. Pero los demandantes estaban entre los que se unieron a la huelga. Con la ayuda de las ONG, también utilizaron la ocasión del primer ataque climático global el 15 de marzo para reunir más de 90,000 firmas para protestar contra los objetivos de deforestación del gobierno.

Ganando impulso

Los jóvenes activistas no solo luchan por el cambio en los tribunales, sino también en las calles de sus pueblos y ciudades. Cuevas se ha convertido en portavoz de las huelgas escolares en su ciudad natal de Medellín. «Me gusta que le estemos diciendo a los adultos que no dañen nuestro planeta, porque en el futuro será nuestro y ya no será de ellos«, dijo.

Ella y Acxan Duque, también de solo 9 años de edad, también están creando conciencia de otras maneras, como enseñar a sus compañeros sobre problemas ambientales a través de talleres y proyectos comunitarios.

Y mientras los jóvenes activistas esperan una respuesta del Tribunal de Bogotá, están trabajando en propuestas para el pacto intergeneracional, incluida una silla obligatoria sobre cambio climático en las escuelas y una aplicación que muestra la deforestación de la Amazonía en tiempo real. 

Eslava dijo que los demandantes saben que tienen una larga pelea por delante, pero cree que tienen una parte creciente de su país de su lado. «Creo que el fallo ha sembrado una semilla que convertirá la lucha contra el cambio climático en probablemente uno de los movimientos sociales más importantes de nuestra generación en Colombia«, dijo.

Julio 19 de 2019
Escrito por en 19 julio, 2019. Archivado en MEDIO AMBIENTE. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.