https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-138887048-1

Alentados por el amor de los fanáticos, los rockeros latinos Aterciopelados se reagrupan de nuevo

Por lo que todos sabían, la icónica banda de rock alternativo colombiana Aterciopelados había tocado su concierto final.

A principios de la década de 1990, la guitarrista/vocalista Andrea Echeverri y el bajista Héctor Buitrago colocaron la escena musical de Bogotá en el mapa con una serie de brillantes álbumes. Desde su primer lanzamiento en Aterciopelados, «Con el Corazón en la Mano» de 1993, la banda presentó una fascinante mezcla de punk y cumbia, psicodelia pop y surf rock. Cada álbum agregó capas e influencias adicionales al collage sonoro, ya que profundizaron en las fuentes folklóricas colombianas mientras absorbían nuevos sonidos en sus viajes internacionales.

Pero después del lanzamiento de «Rio» de 2008, el número de conciertos de Aterciopelados se redujo, y la tensa relación entre Echeverri y Buitrago llevó a un prolongado distanciamiento. «Teníamos tres años que no nos veíamos«, dijo Echeverri. “Cada uno de nosotros estaba trabajando en proyectos en solitario. Al principio éramos pareja, luego trabajamos juntos durante unos 20 años. Y luego hubo tensión en el aire«.

La amada banda, cuyo nombre se traduce como Los Aterciopelados, parecía destinada al cementerio del rock ‘n’ roll, hasta que llegó el llamado «Rock al Parque” de Bogotá. En busca de un golpe de reserva como una piedra angular para el vigésimo año del festival gratuito en 2014, los promotores «comenzaron a llamarnos todo el tiempo«, dijo Echeverri. «¡No! ¡No! ¡No! Por lo general, dan a los extranjeros el dinero bueno y las bandas de Colombia no tanto. Pero nos ofrecieron un buen dinero e insistieron «.

El incentivo fue suficiente para que Echeverri y Buitrago aceptaran una distensión para que pudieran pasar varios meses ensayando. «Dijimos, hagamos esto y veamos cómo se siente«, dijo.

La música se sintió bien, pero en última instancia, lo que resucitó Aterciopelados fue la reacción exaltada de los fanáticos. Tocando éxitos que definen su era de su pequeña pero poderosa discografía, como «La Pipa de la Paz» de 1996, el primer álbum de la banda colombiana nominada a un premio Grammy (a la mejor interpretación de rock latino/alternativo) y al Grammy latino de 2000. El ganador de «Gozo Poderoso«, Echeverri y Buitrago se vieron abrumados.

«Todo el parque estaba lleno, y se podían ver las diferentes edades«, dijo. “Los jóvenes vinieron a nosotros diciendo que hemos crecido escuchando tu música. Todos estaban tan felices, bailando y llorando. Hemos estado jugando durante casi tres décadas, y sentiste que todos esos años valieron la pena«.

Después de lanzar un DVD de concierto con sus canciones más queridas, el dúo comenzó a trabajar en nuevo material. Siempre compusieron por separado, pero después de Rock al Parque, comenzaron a escribir juntos y generar una gran cantidad de nuevas canciones, que surgieron en el primer álbum de Aterciopelados en una década, «Claroscura» de 2018. Inventiva como siempre.

Recientemente, unieron fuerzas con otra banda sudamericana de larga duración, que realizó una gira Los Amigos Invisibles de Venezuela. En muchos sentidos, las dos bandas son inverosímiles compañeros de camino. A pesar de que llegaron a la escena casi al mismo tiempo, Aterciopelados era visto como artístico y bohemio, mientras que Los Amigos eran más como una buena banda de fiesta.

«Al principio, éramos la banda funky con letras sexys de doble significado«, dice el bajista de los Amigos José Rafael «Catire» Torres desde su casa en la Ciudad de México. “Y Aterciopelados era una banda de rock colombiana muy seria. Las multitudes no se mezclaron. Pero el año pasado hicimos un show juntos en el Fillmore Miami, y la respuesta fue realmente genial. Pensamos, ¿qué tal una gira?”

Reunirse un cuarto de siglo después de que ambos se convirtieran en actos internacionales, destacan los destinos divergentes de sus países. A mediados de la década de 1990, Colombia se vio acosada por la violencia provocada por la convergencia de la guerra civil y el narcoterrorismo más prolongados del continente. Venezuela era políticamente inestable pero todavía relativamente acomodada.

Hoy, Colombia parece haber roto su largo ciclo de violencia, y aunque aún enfrenta los desafíos de una economía en desarrollo, sus perspectivas son mejores que en cualquier otro momento en la memoria reciente. El desafío más grande es enfrentar a más de un millón de venezolanos que han huido de un Estado deficiente que no puede satisfacer las necesidades más básicas de sus ciudadanos.

«Con todo esto sucediendo entre Venezuela y Colombia, creo que es bueno jugar con ellos«, dijo Echeverri. «El contraste en nuestros sonidos hace que los conciertos sean únicos y diferentes«.

El final de la guerra fría en Aterciopelados ha dado paso a una paz que promete varios capítulos nuevos. «Fue agradable luchar, dejar de vernos y luego acercarnos gradualmente«, dijo Echeverri. «Ahora estamos en un espacio muy armonioso«.

Abril 25 de 2019

Escrito por en 25 abril, 2019. Archivado en CULTURA. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *