https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-138887048-1

El parque de Bogotá que está entre las nubes

El Parque Natural Entre Nubes es una verdadera maravilla natural que se encuentra en el extremo suroriental de Bogotá.

Recorrerlo completo tardaría más de tres días, pues sus 627 hectáreas abarcan 104 barrios de tres localidades: Rafael Uribe Uribe, San Cristóbal y Usme y un perímetro de 30 Km. Se trata de Entre Nubes, el primer parque ecológico del suroriente de Bogotá.

En su extensión se destacan los cerros de Guacamayas, Juan Rey y Cuchilla del Gavilán, Entre Nubes es un interconector entre los Cerros Orientales y la cuenca del río Tunjuelo, que permite preservar los corredores biológicos y el intercambio genético entre especies vegetales y animales. Las colinas que lo bordean están tapizadas por especies propias del bosque alto andino. Además, allí hay siete quebradas que lo recorren.

Entre Nubes es el parque más extenso del sur de Bogotá y allí habitan 119 especies de aves. Sin embargo, no siempre fue un atractivo turístico de la capital.

El parque surgió como parte de un macroproyecto comunitario impulsado por un grupo de siete organizaciones de San Cristóbal aunadas a una Corporación que con el tiempo, se convirtió en un referente donde se puede sensibilizar a la gente acerca de la problemática ambiental.

La Corporación nació de la misma comunidad de estas localidades. Es el resultado de la preocupación de hombres y mujeres que se interesaron por rescatar zonas verdes y recreativas para Bogotá y que les importa la suerte de los cerros que le pertenecen a la ciudad.

El primer paso para volver la mirada hacia los cerros, fue la realización de jornadas de reforestación, de limpieza de los canales de las pocos nacimientos de agua que aún quedaban con vida y también de la realización de campañas cívicas para crear conciencia sobre la importancia del medio ambiente.

Allí se inició una labor importante con los niños en los colegios, a través de la cual se les acercó a los cerros para conocerlos, tocarlos, respirarlos, sentirlos y quererlos.

El cerro por dentro

Estos y otros trabajos sirvieron para conocer lo que escondían estos gigantes. El otro mundo que nadie imaginaba.

Entre más se adentraban entre las montañas, el panorama que se vislumbraba era diferente: el de las cientos de familias (no hay un censo que determine cuántas hay) que han tenido que asentar sus casas en zonas consideradas de alto riesgo.

Muchas de ellas, intentando disipar la angustia de no tener un lugar dónde vivir, fueron el blanco perfecto de los urbanizadores piratas, quienes, sin ningún tipo de consideración, y menos aún de planeación, usurparon los terrenos sin importar las condiciones.

Esto, sumado a la gran cantidad de ladrilleras que explotaban material del cerro le dio otro giro al programa.

Del fin ambientalista se pasó a otro de construcción social de ciudad a través de la concepción del parque.

Porque los terrenos que incluyen el proyecto son en el 90 por ciento privados y la gente que allí vive sintió que al construir un parque los iban a dejar sin casas.

Además, según dice la Corporación, se necesitan planes a nivel de reordenamiento urbano, de servicios públicos, de vías y transporte, de salud y medio ambiente y de delimitaciones de espacio público, entre otras. Por ello, pidieron que las diferentes entidades ambientales y de planeación se comprometan y definan sus competencias. Así, las familias en alto riesgo se reubicarían, se delimitarían las zonas de cultivos, se instalaría mobiliario de parques en los lugares que ya no tienen capa vegetal y se tendrían unas 600 hectáreas de naturaleza pura.

Por ahora la Alcaldía Mayor tuvo como una de sus prioridades en la zona comprar terrenos, reubicar y encerrar parte del terreno desde San Cristóbal hasta Usme.

Reserva forestal en Bogotá

El origen del nombre del Parque Entre Nubes tiene dos explicaciones. Para algunos se debe a que cuando se contempla la ciudad desde lo más alto de los cerros siempre hay nubes que pasan vigilantes sobre Bogotá.

Otros más irónicos insinúan que lo que tapona la vista hacia la ciudad no son nubes, sino el humo que sale incesante de las ladrilleras que explotan la tierra de los cerros.

En un principio el parque contemplaba 1.200 hectáreas, pero se redujo a 627 debido a la urbanización y a las ladrilleras.

Con el Acuerdo 02 de 1997, aprobado por el Concejo Distrital, se logró, en teoría, delimitar el área del parque de la cota 2.800 hasta la 3.100. Forma parte de las localidades de Usme, San Cristóbal y Rafael Uribe Uribe y agrupa los cerros Guacamayas, Juan Rey y la cuchilla del Gavilán.

Cerca de 75 barrios se encuentran alrededor de sus límites y con el parque se beneficiarían directamente, además de los casi 7 millones de bogotanos, aproximadamente 800 mil personas.

Dentro de las reservas ambientales que posee, cerca de 200 hectáreas de naturaleza pura de las 627 que conforman el parque han sido arrasadas, aún quedan algunas especies nativas. Así, dentro de los cerros es posible tropezarse con orquídeas, helechos, juncos o bejucos y deleitarse con algunas especies típicas del páramo bogotano como los frailejones.

Si se unen los terrenos de los parques Simón Bolívar, El Salitre, Los Novios y el Jardín Botánico la suma daría como resultado cerca de 400 hectáreas.

Por ello, las 627 hectáreas que forman este proyecto, el Parque Entre Nubes sería el parque Metropolitano más grande del país.

Diciembre 19 de 2018

GALERIA:

Escrito por en 19 diciembre, 2018. Archivado en MEDIO AMBIENTE. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *