Los padres pobres en América del Sur deben cruzar la brecha digital

Un nuevo estudio muestra que las personas pobres en América del Sur utilizan algunas estrategias ingeniosas para mantenerse en contacto con sus hijos durante todo el día.

Así lo señala un estudio publicado en la revista New Media & Society por Alcides Velásquez, profesor asistente de estudios de la comunicación de la Universidad de Kansas.

Antes de unirse a la facultad de KU en 2017, Velásquez enseñó en la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá. Allí, dijo, “el estado socioeconómico discreto y solo el 4 por ciento de alto o medio-alto, la brecha digital y el problema del acceso es más destacado” que en el pasado reciente Estados Unidos.

Velásquez afirma en el documento que este es uno de los primeros estudios del “Mantenimiento móvil entre padres e hijos en las economías emergentes”. Cita libros anteriores que dicen que todos en Bogotá poseen un teléfono móvil, pero solo un tercio de ellos son los llamados teléfonos inteligentes con acceso a internet. E incluso entonces, dijo Velásquez, aquellos con teléfonos inteligentes generalmente no tienen acceso ilimitado a internet. Por el contrario, la mayoría de las personas pobres, si tienen un teléfono inteligente, lo usan pagando según lo que consuma, desalentando todo menos el uso esencial.

Alcides Velásquez

Velásquez entrevistó a 20 padres de adolescentes colombianos sobre los propósitos y la forma en que usan la tecnología móvil para comunicarse con sus hijos. Debido a que no son solo los teléfonos móviles (que es un nombre incorrecto, después de todo, para los dispositivos de computación y comunicación en miniatura) que están involucrados. Velásquez descubrió que la innovación del cambio de siglo, el cibercafé, se comunicaba entre sí mientras viajaba. Estos modernos cibercafés colombianos ofrecen acceso público de pago por uso a una cabina telefónica móvil (sic), una computadora con función de correo electrónico y más.

Las entrevistas de Velásquez, incluida una que dijo, no tuvieron en cuenta: la amenaza del robo. Más de uno de los encuestados dijo que o bien no obtuvo un móvil en primer lugar o que no lo usó abiertamente en la calle por temor a un robo. Uno de cada cuatro robos callejeros en Bogotá en 2016, que asciende a miles de miles de personas involucradas en un teléfono móvil, señala el estudio.

Luego estaban las personas que enfrentaron, que no pudieron aprender la nueva tecnología de aplicaciones móviles, pantallas táctiles y similares.

En total, dijo Velásquez, estas barreras “Cómo interactúan con los demás”.

Velásquez dijo que estaba impresionado con los métodos ingeniosos. Estas personas han estado hablando entre ellas y las están usando para comunicarse con ellas.

En la segunda parte de su estudio, Velásquez encuestó a casi 300 padres de adolescentes colombianos sobre su uso de teléfonos móviles.

El problema del robo no se encontró en la primera mitad del estudio. Según los datos, la creencia de los participantes en su capacidad para aprender y usar tecnología móvil, que Velásquez llama eficacia, fue un factor mucho más significativo.

27 de junio de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *