“Noticias falsas”

Por Henry Barbosa

El pasado miércoles 31 de enero los trabajadores de la empresa Aguas de Bogotá emprendieron una serie de protestas por la decisión de Enrique Peñalosa de acabar con la empresa y entregar de paso la prestación de la recolección de basuras a empresas privadas.

El paro justo, realizado por los trabajadores, fue contrarrestado inmediatamente por la Administración Distrital declarando la “Emergencia ambiental y sanitaria” en la ciudad, medida que entre otras cosa faculta al alcalde Peñalosa a contratar directamente y antes del 12 de febrero, con las mismas empresas privadas a las que le adjudicó la recolección de basuras.

En las horas de la noche de ese día, los trabajadores de la empresa Aguas de Bogotá se declararon en paro indefinido de labores. Los trabajadores denunciaron que son 3.700 familias, muchas de ellas en situación de vulnerabilidad, las que quedaron totalmente en la calle a raíz de la decisión de Enrique Peñalosa de acabar la empresa de Aguas de Bogotá.

Para Peñalosa y sus abyectos funcionarios se les presentó la ocasión que estaban esperando, inmediatamente hicieron circular por todos los medios de comunicación las acciones terroristas y de sabotaje realizadas por las madres cabeza de familia, y posteriormente en vez de enviar delegados a escuchar las peticiones de los desesperados trabajadores les envió el temido Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD).

Y es ahí cuando los maestros del engaño y de la desinformación hacen su aparición, los auto declarados defensores del establecimiento y de la democracia replican las denuncian de Peñalosa y sin comprobar si son ciertas o no, no solo las exageran si no que las dan como únicas verdades que hay que aceptar.

Un ejemplo  de estas fake news (en inglés: noticias falsas)  es Caracol Radio y Prisa Radio, quienes de entrada catalogan el paro como ilegal, eso sí curándose de salud y anteponiéndole la palabra  “presuntamente”, como por si las moscas.

Atemorizadas las trabadoras de Aguas de Bogotá fueron acorraladas por las tropas del ESMAD.

Luego aseguran que durante el paro y la toma de unas instalaciones, exactamente el patio que hace las veces de parqueadero y la puerta de malla de la entrada, se ocasionaron daños mecánicos en 67 vehículos que hacen parte de la operación de Aguas de Bogotá, y que según el balance preliminar, no dicen que autoridad hizo el análisis, representa un sabotaje de la operación y una afectación en la prestación de un servicio público esencial.

Luego aseguran que el Distrito, es decir Peñalosa y sus amigos, reiteraron que el espacio al diálogo está abierto, pero no en escenarios de presión ni acciones de hecho que puedan poner en peligro a los operarios que sí quieren prestar el servicio o a los vehículos que son patrimonio de los bogotanos. Es decir que la salvaje actuación del ESMAD, con carro antimotines, gases lacrimógenos y chorros de agua fue para proteger la vida de los operarios, mercenarios y rompehuelgas que no se sabe exactamente de donde los sacó la Alcaldía de Bogotá.

El comunicado de Caracol Radio y Prisa Radio asegura que estos hechos están siendo investigados para interponer las denuncias pertinentes, no dice o no le interesa citar que autoridades están a cargo de la investigación, obviamente investigación que no existe, y acto seguido el medio de comunicación expresa textualmente “pues no se permitirá que se afecte un patrimonio que es de todos los bogotanos”.

 

No hay espacio para sentimentalismos, no importa cuántas mujeres fueron lastimadas por la actuación siempre desmedida del ESMAD, no importa cuántos recolectores de basura adultos mayores quedaron tirados en la calle, la orden de Peñalosa y sus amigos era desalojar como fuera el parqueadero. Apaleados, mojados, a punta de golpes y gases lacrimógenos los trabajadores de la basura fueron correteados por la avenida 68, para ellos no hay conversaciones, para ellos no hay futuro.

Negocios, fascismo y privatizaciones, están a la orden del día, “es tiempo de negocios”.

Henrybarbosa@outlook.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *