Crisis del transporte público afectará a miles de habitantes de Ciudad Bolívar

“Suspendernos fue una decisión de última hora”, dice la empresa Suma operador del SITP en esta localidad.

Eduardo Tovar, vocero del concesionario Suma, denunció que alrededor de 2.000 trabajadores de la empresa operadora del SITP se quedarán cesantes y alrededor de 160.000 habitantes de Ciudad Bolívar tendrán problemas para movilizarse a partir de la mañana de este miércoles.

La razón, la suspensión que a partir de este miércoles anunció el Distrito contra esa empresa concesionaria del SITP para operar en Ciudad Bolívar. Tovar aseguró que Transmilenio les notificó de esta decisión a las 6:00 p.m. de este martes, lo cual puede generar traumatismos en la movilidad de los habitantes de Ciudad Bolívar.

Tovar indicó que han tenido problemas para adquirirla las pólizas contra accidentes graves -razón por la cual el Distrito suspendió a Suma-, “Exigen unos requisitos patrimoniales muy altos que varias de estas compañías no tienen capacidad de aportar”, explicó.

Según los transportadores, el sector asegurador informó a Transmilenio hace más de seis meses que no estaba en condiciones de asegurar a los concesionarios del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) por toda la crisis que ha venido teniendo el sistema, sin embargo, el Distrito no tomó las medidas y acciones necesarias para afrontar esta crisis.

Aunque la Administración del alcalde Peñalosa anunció un plan de contingencia que consiste en cubrir estas rutas con otros operadores, en la práctica esto no es posible, pues la decisión de la suspensión se anunció hoy (martes) a las 6:00 p.m. y será muy difícil programar una operación de 500 buses a las 4:00 a.m. sin tener una logística, sin vehículos y sin los conductores.

Según Eduardo Tovar, Transmilenio le envió una carta diciendo que no podían salir a trabajar el día miércoles 10 de octubre. Esta carta no tiene firma de la gerente de Transmilenio, fue enviada por e-mail y no por los conductos oficiales. Para el vocero de Suma, eso es un acto irresponsable que no cumple con ninguno de los principios de la función pública, más si no obedece a alguna planeación técnica.

Para la empresa Suma la primera preocupación que tiene es que va a pasar con los más de 2.000 empleados que con esta decisión quedan cesantes, además de los cientos de proveedores que viven de la operación de esta empresa. La segunda preocupación no menos importante son los miles de usuarios de la localidad de Ciudad Bolívar, que no van a tener bus, una de las zonas más críticas de Bogotá desde el punto de vista de orden público.

Octubre 10 de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *